septiembre 26

Instrucciones para el disco-oyente

1° – Téngase en cuenta que en algunos lugares de América todavía existe la costumbre de dar serenatas, y que todo este disco es quizás una serenata (no confundir con sanata) un poco antigua, bastante melancólica y a ratos mufada. Y qué?

2° – Aunque la autora ha grabado anteriormente canciones para niños, éstas son para grandes. De todas maneras, es preferible mantenerlas al alcance de los niños, ya que no contienen elementos nocivos y los discos se deterioran con el forcejeo, como atestigua el famoso sabio Discóbolo.

3° – Es necesario aclarar que Brujas no es la residencia de señoras montadas en escobas, sino una ciudad del Reino de Bélgica? No, no es necesario aclararlo, puesto que descuenta que el estimado disco-oyente es culto.

4° – Este disco está dedicado a los chiflados que suponen que la música popular puede no ser necesariamente pachanga y que las letras pueden decir cosas, más, ruido menos.

5° – Este disco también puede serle útil a los que todavía extrañan leer en el tranvía y a los adolescentes inconformistas que odian las flores de plástico.

6° – Es evidente que podemos jugar en el mundo, o cantar en el mundo, mientras el Diablo no está. También es evidente que cuanto más cantemos o juguemos, mejor le haremos la guerra.

María Elena Walsh