enero 28

Sin tu magia soy un cántaro desnudo de vino
humanizado a pisotones…
Sin tu silencio fértil
soy un muro de palabras maldito en soledad.
Dejáme darte el mar envuelto en la seda del poema,
aunque hayas bebido otros mares antes que el mío.