enero 28

Y caminaste sin permiso por mis horas
haciéndote nostalgia entre las cosas nuestras.
Ahora, ya tarde, te buscan las velas,
los libros y los besos colgados de las sábanas.
Te hiciste aroma azul de tardes de domingo
y aliento de rocío que lame el toldo antiguo del patio.