enero 28

Casi siempre estéril se envanece
la simiente que me miento,
el acto y no la potencia
que me han negado los dioses.
Sin embargo, cuando el hado se equivoca
y me es dado esclarecer con palabras
un tímido instante humano,
me urgen todos los sueños en uno.